La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha inaugurado este martes la Jornada Técnica de Autoconsumo organizada en la Escuela de Administración Pública en Mérida por la Dirección General de Industria, Energía y Minas, en colaboración con la Agencia Extremeña de la Energía (AGENEX), el Colegio de Ingenieros Industriales de Extremadura, y los Colegios de Ingenieros Técnicos Industriales de Badajoz y de Cáceres.

En el marco de la Mesa del Autoconsumo, en esta jornada técnica participan expertos del sector que abordan aspectos como el diseño de instalaciones de campo solar, cableado y protecciones de autoconsumo, la selección de materiales y equipos, su montaje y mantenimiento, tramitación de este tipo de instalaciones con las empresas distribuidoras o la modificación del contrato de suministro por la incorporación de una instalación de autoconsumo, entre otras temáticas que afectan a la generación de energía de proximidad.

La consejera ha puesto en valor el momento álgido del autoconsumo que vive Extremadura, donde actualmente se están legalizando una media de 500 instalaciones al mes. La región cuenta con más de 8.400 instalaciones con una potencia de 93,5MW, por lo que queda reflejada cada vez más la confianza de los extremeños en el autoconsumo como respuesta idónea tanto para mitigar los vaivenes del precio de la luz como para contribuir a la autonomía energética, reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles, sin olvidar su importante contribución a la lucha contra el cambio climático.

Ha insistido Olga García en que "está demostrado que el autoconsumo funciona y que es una inversión que sale a cuenta, incluso sin necesidad de ayudas públicas". En 2022 la potencia de las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico en España creció un 108 por ciento, mientras que en Extremadura este crecimiento superó el 328 por ciento. La mayoría de la nueva potencia, un 52,4 por cierto, se ha instalado en el sector residencial, un 44,6 por ciento en el sector industrial y un 3 por ciento en el sector de las administraciones públicas. La potencia instalada en Extremadura supone el 1,5 por ciento del total nacional. La consejera ha afirmado que "este porcentaje puede y debe elevarse".

La consejera ha indicado "que los buenos datos respecto al crecimiento del autoconsumo ponen, asimismo de manifiesto la necesidad que tiene el sector energético solar de nuestra región de formar y retener profesionales para que esta tendencia de crecimiento pueda sostenerse en el tiempo". Olga García ha concluido presentando la nueva instrucción publicada que actualiza la tramitación de instalaciones de autoconsumo en nuestra región, lo que incide en el papel que asume la Junta de Extremadura "como un aliado para el desarrollo técnico y empresarial del autoconsumo, ser un agente facilitador allanando el camino y eliminando trabas para que el autoconsumo continúe su expansión".

Fuente: Juntaex

Los expertos climáticos de la ONU agrupados en el IPCC publicarán este lunes un nuevo informe -el documento más actualizado y completo respecto a la ciencia del cambio climático, sus impactos y sus potenciales soluciones-, después de que los miembros de este equipo reunidos en Suiza aprueben sus conclusiones.

El sexto Informe de Evaluación (IE6) es el documento final que reúne el contenido de los seis informes elaborados por el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) desde 2015, en los que se refleja el consenso científico internacional sobre el calentamiento global y sus efectos en el planeta, y sobre qué medidas se deben adoptar para frenarlo.

Después de una semana de negociaciones en la ciudad suiza de Interlaken, conversaciones que debían haber concluido el pasado viernes pero se alargaron hasta este domingo, el equipo multidisciplinar de especialistas hará públicas sus conclusiones finales el lunes, que publicarán en un texto con el que aspiran a guiar a la comunidad internacional sobre cómo actuar frente a la crisis climática.

Tierra Creación @arturolarena para @efeverde

El objetivo marcado en el Acuerdo de París, en la cumbre del clima de la ONU celebrada en la capital francesa en 2015, es el de contener el calentamiento global por debajo de los 2 ºC desde los niveles preindustriales, y a ser posible por debajo de 1,5 ºC, ya que esta subida de temperatura ya acarrea graves impactos -algunos irreversibles- para la calidad de vida de los humanos y del resto de especies que habitan el planeta.

Tres grupos de trabajo del IPCC publicaron sus respectivos informes entre 2021 y 2022, con un primer texto centrado en la ciencia del clima -cómo la actividades humana ha calentado la Tierra, especialmente, desde el uso de los combustibles fósiles-, un segundo que advierte sobre los impactos de ese aumento de temperatura y un tercero, publicado en abril, sobre cuál es el margen de acción en este momento para sortear las peores consecuencias de la crisis.

Según la ONU, no rebasar el umbral de seguridad de 1,5 ºC de calentamiento del planeta para 2100 implica una rebaja de las emisiones de gases invernadero de un 43 % para 2030.
Para lograrlo, los autores estiman que el consumo de carbón deberá haberse reducido un 95 % para mediados de siglo respecto a 2019, el de petróleo un 60 % y el del gas un 45 %, según puso de manifiesto su último informe sobre cómo mitigar el cambio climático.

Según explicó en una entrevista a EFE el presidente del IPCC, Hoesung Lee, un riesgo de que se supere el límite de 1,5 ºC es que se desaten los llamados puntos de no retorno o “tipping points” -que, una vez sobrepasados, activarían una inercia de calentamiento muy difícil de combatir-, fenómenos que los informes del IPCC reconocen pero, al menos hasta ahora, no profundizan demasiado en ellos.

Además de las conclusiones de estos tres grupos de trabajo, el nuevo informe IE6 incorporará las principales conclusiones de tres informes especiales que el IPCC ha publicado en este ciclo: uno sobre el calentamiento global, otro sobre la desertización y otro sobre cómo afecta la crisis climática a los océanos y a la superficie helada del planeta.

Fuente: EFEVerde

El pasado 10 de marzo, ha tenido lugar la celebración de la XII Reunión del Observatorio Extremeño de Cambio Climático de Extremadura, en la sala de Juntas del Edificio III Milenio. Presidida por  la Consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, se han analizado los impactos y efectos del cambio climático sobre la población extremeña en los últimos meses.

Olga García ha caracterizado 2022 como un año complicado a este respecto, teniendo en cuenta que la serie histórica de la AEMET señala este año como el más cálido en España al menos desde 1961. La consejera ha asegurado que "el cambio climático no es sólo un cambio meteorológico. Va mucho más allá. Las altas temperaturas, y la sequía que hemos sufrido han provocado un incremento de incendios y de su virulencia e importantes impactos económicos en muchos sectores productivos".

Por ello, la Junta de Extremadura está dedicando importantes esfuerzos en la transición energética hacia las energías renovables para evitar cebar más el calentamiento global.

En ese sentido, se va a llevar a cabo una actualización del Plan Extremeño Integrado de Energía y Clima, por la necesidad de adaptación a los nuevos escenarios que han cambiado significativamente los paradigmas energéticos.

La consejera ha recordado que el pasado 14 de diciembre de 2022 se aprobó por parte de la Comisión Europea el programa Operativo de los Fondos FEDER de Extremadura para el periodo 2021/2027. En dicho programa se establece que por la posición geográfica que ocupa, Extremadura es una de las regiones con mayor exposición al cambio climático con un aumento previsto de la frecuencia de los fenómenos climatológicos extremos, "lo que justifica la necesidad de concentrar los esfuerzos en materia de adaptación al cambio climático, prevención de riesgos y resiliencia frente a catástrofes, con un enfoque preventivo mediante la adopción de soluciones basadas en la naturaleza".

La prioridad de la Transición Verde tiene en el nuevo programa operativo de los fondos FEDER un gran protagonismo, asumiendo casi un tercio de los fondos disponibles. Algo que, según la consejera, "nos va a permitir avanzar hacia una Extremadura más ecológica y libre de carbono". Todo esto implica la necesidad de intensificar el trabajo en los próximos meses y años, por lo que "desde la Junta de Extremadura asumimos el compromiso de proponer un marco de adaptación climático amplio y ambicioso y de alinear las políticas estratégicas hacia un desarrollo bajo en emisiones y resiliente al clima".

Asimismo, el D.G de Sostenibilidad ha dado a conocer el Inventario Anual de Emisiones de Extremadura 2016-2020, y la contribución que cada uno de los sectores de actividad de la región tienen en el mismo, estableciendo la comparativa con las emisiones nacionales y la contribución de cada sector al total nacional.

En la citada reunión han participado, D. Marcelino Núñez Corchero, Delegado Territorial de AEMET en Extremadura, que ha dado ha conocer la evolución climática del año en curso; Dña. Mª Auxiliadora Villegas, profesora de la UEX que ha expuesto su trabajo de investigación “Límites de tolerancia al calor en paseriformes mediterráneos y su vulnerabilidad actual y futura a las temperaturas extremas", y D. Antonio Moreno, Jefe de Servicio de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático de la D.G de Sostenibilidad, que nos ha presentado la nueva programación de los fondos FEDER, dando a conocer las cuantías destinadas a cambio climático en la región.

 

El MITECO está desarrollando un amplio estudio sobre los impactos generados o favorecidos por el cambio climático en el comercio exterior, el comercio de productos alimentarios o las inversiones directas.

El estudio se traducirá en un conjunto de propuestas de adaptación que puedan integrarse en las políticas públicas, de acuerdo con las directrices definidas en el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030.

El cambio climático es un fenómeno ambiental y global cuyos impactos tienen profundas consecuencias económicas y sociales. Así, en un mundo globalizado y con una economía interconectada, los impactos climáticos que se producen en una determinada región o país pueden afectar, directa o indirectamente, a la economía de otros lugares. Esto es lo que se conoce como impactos (o efectos) transfronterizos.

Por este motivo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la colaboración entre la Oficina Española de Cambio Climático y la Fundación Biodiversidad, ha puesto en marcha un proyecto pionero que persigue alcanzar 2 metas. Por un lado, evaluar en qué medida España se verá afectada por los impactos del cambio climático que se producen fuera de nuestras fronteras, en lo que a los flujos de exportaciones e importaciones de mercancías y de productos alimentarios y las inversiones extranjeras directas se refiere. Y, por otro lado, proponer medidas de adaptación que puedan integrarse en las políticas públicas, de acuerdo con las directrices definidas en el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030.

El proyecto, busca dar respuesta a preguntas tales como cuáles de los principales socios comerciales de España y qué sectores concentran mayores riesgos desde la perspectiva del cambio climático. Así como, qué porcentaje de las importaciones y exportaciones españolas se concentra en países o regiones consideradas vulnerables frente al cambio climático, cómo podrían afectar los cambios de estilos de vida producidos por efecto del cambio climático al sector exportador español, o qué estrategias pueden limitar la vulnerabilidad de la economía española frente a los impactos transfronterizos del cambio climático, entre otras.

El proyecto, que ya se encuentra en su recta final, está siendo desarrollado por la consultora Metroeconomica, en colaboración con Global Factor e investigadores de la Universidad de Zaragoza.

Fuente: Adaptecca

Las precipitaciones tan solo alcanzaron la tercera parte de su valor normal. Cinco de los últimos seis febreros han sido muy secos en España. El mes fue muy frío en lo que se refiere a temperaturas nocturnas, aunque las diurnas presentaron un carácter cálido. En conjunto, se trató de un febrero normal en cuanto a temperaturas. Como valores extremos, destacan los 25,2 ºC de Girona aeropuerto el día 4 y los -15,8 ºC de Molina de Aragón (Guadalajara) el día 28. La borrasca Juliette provocó una nevada que acumuló más de un metro de nieve en el norte de Mallorca.

Febrero de 2023 tuvo un carácter muy seco en cuanto a precipitaciones, con un valor de precipitación media sobre la España peninsular de 17,1 mm, valor que representa solamente el 33 % del valor normal del mes (periodo de referencia: 1991-2020). Se ha tratado del noveno mes de febrero más seco desde el comienzo de la serie en 1961 y del sexto del siglo XXI. Cinco de los últimos seis meses de febrero en España han sido catalogados como muy secos.

Tabla de precipitaciones febrero 2023

Tabla de precipitaciones febrero 2023

Febrero fue entre seco y muy seco en casi toda la Península, llegando a ser extremadamente seco en la zona central de Castilla-La Mancha. Por el contrario, fue entre normal y húmedo en la fachada mediterránea peninsular, Aragón y La Rioja. En el archipiélago balear, febrero tuvo un carácter extremadamente húmedo, sobre todo en Mallorca. Finalmente, en Canarias, febrero fue entre normal y húmedo en todas las islas, llegando a muy húmedo en algunos puntos.

Porcentaje de la precipitación acumulada respecto al promedio normal del período 1991-2020

Porcentaje de la precipitación acumulada respecto al promedio normal del período 1991-2020

Las precipitaciones más abundantes se produjeron durante los últimos días del mes. Estuvieron asociadas principalmente a la borrasca Juliette, que se formó en el Mediterráneo, y afectaron a la mayor parte del territorio, salvo a algunas zonas del interior y levante peninsulares y a puntos del oeste de Andalucía. Fueron especialmente intensas en las islas Baleares, donde llegaron a superarse los 150 mm en zonas de Mallorca, con nevadas en cotas bajas y acumulaciones de más de un metro de nieve a partir de 800 metros en la sierra de Tramontana.

UN MES NORMAL EN CUANTO A LAS TEMPERATURAS

El mes de febrero fue en conjunto normal, con una temperatura media sobre la España peninsular de 6,7 °C, valor que queda 0,4 °C por debajo de la media de este mes (periodo de referencia: 1991-2020). Se trató del vigésimo octavo mes de febrero más frío desde el comienzo de la serie en 1961, y del noveno más frío del siglo XXI.

Tabla de temperaturas medias en febrero de 2023

Tabla de temperaturas medias en febrero de 2023

Por zonas, fue muy frío en la mayor parte del tercio este de la Península, entre frío y normal en el centro, y cálido en zonas de Galicia y del interior de Andalucía. En Baleares y en Canarias resultó frío o muy frío.

Diferencia entre las temperaturas observadas y el valor promedio normal del período 1991-2020

Diferencia entre las temperaturas observadas y el valor promedio normal del período 1991-2020

Las temperaturas máximas diarias quedaron en promedio 0,5 °C por encima del valor normal, mientras que las mínimas se situaron 1,2 °C por debajo de la media, resultando una oscilación térmica diaria 1,7 °C superior a la normal del mes.

En febrero hubo dos episodios cálidos. En el primero de ellos, Girona alcanzó 25,2 ºC el día 4. Hubo también dos episodios fríos. El más destacado tuvo lugar entre los días 24 y 28 de febrero, con temperaturas tanto máximas como mínimas muy por debajo de las normales para la época y heladas generalizadas en el interior peninsular y puntos de Baleares. El día 28, Molina de Aragón (Guadalajara), bajó hasta -15,8 ºC.

NOTAS importantes :

Desde enero de 2023 se ha empezado a utilizar en la producción climatológica de AEMET los valores Normales Climatológicos Estándares para el período 1991-2020, elaborados en el Área de Climatología y Aplicaciones Operativas de AEMET, de conformidad con las directrices marcadas por la OMM en su Resolución 16 (Cg-17).

En septiembre de 2020 se pasó a utilizar como valores de referencia para la vigilancia del clima en España los valores medios en el territorio peninsular español de las rejillas mensuales y anuales de temperatura y precipitación descritas en las notas técnicas 31 y 32 de AEMET (periodo de referencia: 1981-2010). Este cambio de metodología puede dar lugar a diferencias significativas con los resultados que se obtenían a partir de los valores de referencia anteriormente utilizados.

Fuente: AEMET

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, y el director general de Industria, Energía y Minas, Samuel Ruiz, han visitado este jueves las obras del Parque Eólico Merengue II y la Fotovoltaica Puerta del Jerte en Plasencia.

Según ha explicado la consejera, este tipo de instalaciones de energías renovables "generan valor local, son un factor de atracción empresarial y fomentan un desarrollo sostenible", además de ser "la llave para industrializar Extremadura".

El despliegue de las renovables que se está promoviendo desde la Junta de Extremadura tiene carácter de globalidad y transversalidad, al tratarse de "un despliegue para todos y del que todos podemos beneficiarnos en mayor o menor medida".

Extremadura está sabiendo configurar acertadamente un modelo energético con un predominio de las energías renovables que es equilibrado, armónico con el territorio y respetuoso con el medio ambiente.

En un contexto en el que Europa pide cada vez más renovables y que sean más diversas, Extremadura está cumpliendo esa prioridad estratégica con la implicación activa de las instituciones, las empresas y los particulares. Olga García ha explicado que para lograr una energía asequible "son necesarias y complementarias tanto las plantas fotovoltaicas en las que Extremadura es líder en España, como los molinos eólicos y también el autoconsumo que se está multiplicando y que supera ya las 8.000 instalaciones legalizadas en la región".

La consejera ha concluido asegurando que "el futuro de Extremadura se escribe creando oportunidades como las que genera la energía verde y sostenible, por lo que tenemos que acelerar el despliegue renovable".

Fuente: Juntaex

La Comisión Europea ha propuesto hoy nuevos y ambiciosos objetivos en materia de emisiones de CO2 para los vehículos pesados nuevos a partir de 2030. Estos objetivos contribuirán a reducir las emisiones de CO2 en el sector del transporte, ya que los camiones, los autobuses urbanos y los autobuses de larga distancia son responsables de más del 6 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) de la UE y de más del 25 % de las emisiones de GEI del transporte por carretera. Estas nuevas normas más estrictas en materia de emisiones harán que este segmento del sector del transporte por carretera contribuya a la movilidad sin emisiones y a los objetivos climáticos y de contaminación cero de la UE.

La Comisión propone introducir progresivamente normas más estrictas en materia de emisiones de CO2 para casi todos los vehículos pesados nuevos con emisiones certificadas de CO2, en comparación con los niveles de 2019, y concretamente:

  • reducción del 45 % de las emisiones a partir de 2030;
  • reducción del 65 % de las emisiones a partir de 2035;
  • reducción del 90 % de las emisiones a partir de 2040.

Para estimular una implantación más rápida de los autobuses sin emisiones en las ciudades, la Comisión también propone que todos los autobuses urbanos nuevos sean sin emisiones a partir de 2030.

En consonancia con los objetivos del Pacto Verde Europeo y REPowerEU, esta propuesta también tendrá un efecto positivo en la transición energética, al reducir la demanda de combustibles fósiles importados y mejorar el ahorro y la eficiencia energéticos en el sector del transporte de la UE. Redundará en beneficio de las compañías de transporte y los usuarios europeos al reducir los costes del combustible y el coste total de la propiedad, y garantizará un mayor uso de vehículos más eficientes desde el punto de vista energético. También mejorará la calidad del aire, sobre todo en las ciudades, y la salud de los europeos.

Además, se trata de un sector clave para apoyar a la industria europea de tecnologías limpias e impulsar la competitividad internacional. La UE es líder del mercado en la producción de camiones y autobuses y un marco jurídico común contribuye a asegurar esa posición de cara al futuro. En particular, las normas revisadas son una señal clara y a largo plazo para orientar las inversiones de la industria de la UE hacia tecnologías innovadoras sin emisiones y estimular la creación de infraestructuras de recarga y repostaje.

Contexto

Las emisiones del sector de los vehículos pesados han aumentado cada año desde 2014, a excepción de 2020 por la pandemia de COVID-19. Especialmente en el sector del transporte de mercancías, las emisiones están aumentando rápidamente. Esto se debe principalmente a la creciente demanda de transporte por carretera, que se prevé siga aumentando en el futuro. En 2019, las emisiones del transporte de mercancías fueron un 44 % superiores a las del sector de la aviación y un 37 % más altas que las del transporte marítimo.

La inmensa mayoría de los vehículos pesados del parque de la UE (99 %) funcionan actualmente con motores de combustión interna, alimentados en gran medida por combustibles fósiles importados, por ejemplo, gasóleo. Esto contribuye a la dependencia energética de la UE y a la actual volatilidad del mercado de la energía.

Las normas vigentes en materia de emisiones de los vehículos pesados datan de 2019, pero ya no se ajustan a los objetivos climáticos de la UE. La legislación vigente no aporta una señal suficientemente clara y a largo plazo a los inversores y no refleja la nueva realidad del sector de la energía ni la rápida evolución de la industria de los vehículos pesados a escala mundial. Las nuevas normas propuestas en materia de CO2 se ajustan a los objetivos de la UE en materia de clima, al paquete de medidas «Objetivo 55» y al Acuerdo de París.

Para sostener esta propuesta, las inversiones deben canalizarse hacia los vehículos sin emisiones y la infraestructura de recarga y repostaje, para la que la Comisión ya ha propuesto el Reglamento sobre una infraestructura para los combustibles alternativos a fin de fomentar la infraestructura de recarga necesaria en apoyo de la transición ecológica del sector de los vehículos pesados. En particular, la Comisión ha propuesto que se instalen puntos de recarga y repostaje a intervalos regulares en las principales carreteras: cada 60 kilómetros para la recarga eléctrica y cada 150 km para el repostaje de hidrógeno. La Comisión está trabajando intensamente con los colegisladores para concluir las negociaciones sobre estas propuestas.

ENLACE NOTICIA: https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/es/ip_23_762

 

El Parlamento Europeo votó este martes a favor de prohibir en 2035 la venta de vehículos de gasolina y diésel y, como paso previo, avaló el objetivo de reducir a la mitad, para 2030, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) para turismos y furgonetas nuevos.

En concreto, la nueva norma aprobada fija, en base a los niveles registrados en 2021, la meta de rebajar en 2030 las emisiones de los turismos de venta nueva en un 55 %, mientras que, en el caso de las furgonetas, la reducción establecida es del 50 %.

Tras este período, a partir de 2035, la ley prevé que todos los vehículos que se vendan en la UE sean de cero emisiones contaminantes, aunque, antes de que entre en vigor, el texto tendrá que ser aprobado formalmente por los Estados miembro de la UE, reunidos en el Consejo.

Reglamento sobre emisiones de CO2 en vehículos

Estos nuevos objetivos forman parte del acuerdo alcanzado entre los negociadores del Parlamento Europeo y los gobiernos de los países de la UE (representados en el Consejo) para reformar el reglamento comunitario sobre emisiones de CO2 en vehículos, partiendo de una propuesta inicial de la Comisión Europea.

Con 340 votos a favor, 279 en contra y 21 abstenciones, el pleno de la Eurocámara avaló esta nueva legislación que, eso sí, contó con el rechazo del Partido Popular Europeo, el grupo mayoritario del pleno.

Entre otras cosas, el nuevo texto también reajusta el porcentaje de ventas de vehículos de bajas o cero emisiones que la UE exige a los fabricantes de coches para que puedan acogerse a incentivos económicos de la Comisión.

Entre 2025 y 2029, será necesario vender un 25 % de turismos de bajas o cero emisiones sobre el total de ventas de un fabricante para seguir cobrando estas recompensas, mientras que, por lo que respecta a las furgonetas, la proporción será del 17 %. A partir de 2030, el nuevo reglamento prevé la supresión de los incentivos.

Objetivo de emisiones cero para 2035

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable del Pacto Verde, Frans Timmermans, elogió el conjunto de la reforma y, durante el debate celebrado en el Parlamento, afirmó que la ley encuentra el “equilibrio perfecto entre los intereses de la industria, el clima y de los trabajadores”.

Timmermans remarcó que el camino hacia el objetivo de emisiones cero para 2035 debe fundamentarse en una apuesta por el vehículo eléctrico, por encima de otras vías alternativas.

“Tiene que haber emisiones cero en el tubo de escape. Si el sector (automovilístico) puede construir motores de combustión interna con emisiones cero, pues perfecto, que lo hagan. Pero ahora todo el mundo está apostando por la electrificación, porque es la manera más eficiente de lograr emisiones cero”, afirmó.

En este sentido, expuso el viraje hacia el vehículo eléctrico que, según dijo, están dando las industrias automovilísticas de China, Estados Unidos e India, y alertó que será necesario “competir con ellos”, a fin de no entregar esta “industria esencial a extranjeros”.

“Y si es así tenemos que invertir en transformar la industria del automóvil europea para que los vehículos eléctricos se vendan en el mundo entero, y por eso debemos redoblar esfuerzos construyendo infraestructuras de recarga por todas partes”, apuntó.

Además, Timmermans defendió que, “en pocos años”, comprar un coche eléctrico será más barato que comprar uno convencional con motor de combustión, algo que, a su juicio, “dará opciones al consumidor” y fomentará el acceso asequible a estos modelos.

Fuente: EFEverde

 

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha afirmado este martes en Cáceres que Extremadura está “aprovechando su oportunidad para constituirse como uno de los focos principales de las energías renovables en nuestro país”.

Todo ello, ha añadido, con el objetivo de lograr una descarbonización ligada a una industrialización sostenible como sector tractor del conjunto de la economía y generador de un empleo cualificado y de calidad.

Olga García, que ha inaugurado la Jornada "Futuribles" organizada por el Periódico Extremadura, ha destacado que "nuestra región está asentando su futuro sobre el binomio energía y desarrollo industrial".

Ha comentado que los resultados que se están cosechando en términos de expansión renovable, responden a una planificación, el Plan Extremeño Integrado de Energía 2021/2023, el cual, dada la evolución seguida, se va a proceder a actualizar a lo largo de 2023 para dar cabida a objetivos más ambiciosos en ámbitos como el autoconsumo o el hidrógeno verde.

La consejera ha recordado que "2022 ha vuelto a ser un año récord en MW instalados y en inversión en Extremadura" y que la evolución de la energía renovable y su comercialización "está cambiando nuestros hábitos como productores y como consumidores".

Ha hablado de las más de 5.000 instalaciones de autoconsumo de particulares que se han legalizado en el último año, "como ejemplo de empoderamiento ciudadano", y también las más de 450 instalaciones de autogeneración en empresas con una potencia instalada de más de 20 MW como fórmula para rebajar los costes energéticos.

Actualmente hay múltiples proyectos empresariales que están asentando la cadena de valor industrial en la región, incluida la del sector energético, por ello, desde la Junta de Extremadura "asumimos y potenciamos nuestra labor como facilitadores desarrollando, entre otras cosas, un marco regulatorio que guía las estrategias de inversión y que proporciona certezas a este desarrollo industrial".

García ha explicado que en Extremadura se ha aprobado un decreto ley para regular el aprovechamiento del litio y otro que declara de interés general la producción de hidrógeno, a partir de energía eléctrica procedente de instalaciones aisladas de generación de energías renovables en la región.

Ha añadido que se está fomentando una fructífera colaboración público-privada en infraestructuras estratégicas de transporte de la red eléctrica y de los gases renovables y que "frente a la crisis energética, Europa apuesta por acelerar la implantación de renovables, de una mayor variedad de renovables y Extremadura está cumpliendo esta prioridad sin frenos burocráticos, respetando los procedimientos ambientales y en estrecha colaboración con las empresas promotoras".

Según la consejera, "el empeño de Extremadura pasa por posicionar definitivamente la región en un escenario industrial sostenible, porque nuestro futuro se alimenta de energía verde".

Fuente: Juntaex

Un estudio elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha concluido que la población española se ha ido adaptando poco a poco a las temperaturas extremas, tanto frías como calurosas. Los resultados de este trabajo, publicados en la revista Environmental Health, detallan que el equipo de investigadores del CSIC han analizado todos los datos de más de 14 millones de muertes que se han producido durante los últimos 40 años.

Las temperaturas registradas en España durante el pasado año 2022 le sitúan como el año más cálido y uno de los más secos de la serie histórica desde que se tienen registros, convirtiéndose en el año más cálido en más de un siglo. Por primera vez desde que se tienen registros, dos estaciones consecutivas dentro de un mismo año -verano y otoño- fueron las más cálidas de la serie histórica. La temperatura media anual se situó por encima de los 15 ºC, superando a los años más cálidos hasta la fecha, el año 2017 y el año 2020.

España, uno de los países más afectados por el aumento de las temperaturas

Desde el año 1960, España ha aumentado un 50% su población. Desde esa fecha y hasta el día de hoy, España ha experimentado un calentamiento global muy significativo. Concretamente, el 70% de la población se encuentra en zonas que se han llegado a calentar hasta 1´5 ºC con respecto a la media. Incluso hay algunas zonas de la geografía española que han llegado a calentarse más de 2 ºC y más de 3 ºC.

Dariya Ordanovich, investigadora del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC, ha explicado el caso de España:

España es uno de los países más afectados por el aumento de las temperaturas y las olas de calor dentro de la región Mediterránea. Dariya Ordanovich

Además, añade que las personas tienen la capacidad de adaptarse a las nuevas condiciones climáticas:

Con el paso del tiempo, las personas tienden a adaptarse a las nuevas condiciones, sean desfavorables o propicias. Sin embargo, valorar adecuadamente la adaptación a las temperaturas no óptimas en la población es complicado, ya que requiere de la evaluación conjunta de varios indicadores epidemiológicos. Dariya Ordanovich
FUENTE: WIKIMEDIA COMMONS

Reducción de la mortalidad por frío

Los datos del estudio nos muestran que, desde el año 1989, la mortalidad por frío experimentó una reducción significativa de casi tres veces, mientras que el riesgo de mortalidad por calor presentó un descenso mucho menor que solo se contempla al final del período de observación.

Al mismo tiempo, la temperatura de mínima mortalidad, cuyo riesgo de fallecimiento es inferior, se redujo hasta la década más reciente, entre 2009 y 2018, cuando el umbral de temperatura óptima aumentó casi 2°C en España. Además, encontramos una diferencia de género, ya que el riesgo de mortalidad por calor extremo afecta casi el doble a las mujeres que a los hombres dentro del periodo estudiado.

Aurelio Tobías, investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), comenta lo siguiente respecto a esta situación:

Podríamos considerar que la adaptación a las temperaturas no óptimas en España se ha venido produciendo progresivamente con el paso del tiempo. Primero, desde el año 1989 para el frío y, 20 años más tarde, desde el año 2009, para el calor. Aurelio Tobías

A pesar de esta adaptación, añade que:

Sigue existiendo un riesgo considerable del calor extremo para la salud, tal y como se ha visto durante el verano de 2022.Aurelio Tobías

Desarrollar una estrategia de adaptación al cambio climático

Diego Ramiro, director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC, ha afirmado que España debe continuar desarrollando una estrategia de adaptación al cambio climático:

El incremento de temperatura y las mayores medidas de protección y adaptación han hecho que la mortalidad relacionada con olas de frío sea la que más se ha reducido. Diego Ramiro

Y añade que las personas mayores tendrán menos protección frente a las bajas temperaturas:

En el contexto actual, de inflación y donde el coste de la energía es más elevado, puede conllevar, que, en períodos de frío más intenso, la población más vulnerable, como, por ejemplo, las personas mayores, vean limitadas sus posibilidades de protección contra las bajas temperaturas y eso produzca un incremento de problemas de salud en esta población. Pero esto es algo que solo podremos analizar en detalle en los próximos meses, cuando los datos se encuentren disponibles. Diego Ramiro
 
Fuente: Ambientum
Página 1 de 11